@elvis_ente

04 julio, 2007

Crisis Energetica y Militancia Popular


Hace mucho que existe conciencia acerca de la vulnerabilidad de la matriz energética nacional.
Sin embargo, las diferentes gestiones públicas han hecho más por profundizarla o por negarla (según las circunstancias), pero muy poca gestión por preparar y proteger a la población de aquello que es inevitable.
El gas que usamos para calentar y cocinar nuestros alimentos es un recurso no renovable y cada vez más costoso.
Por este motivo, pienso que desde la militancia de base se puede cubrir una necesidad insatisfecha en los sectores más vulnerables.
Por otro lado, el gas envasado está fuera del marco regulatorio de la red domiciliaria y su precio por m3 es muy superior al que pagan los usuarios de gas natural. Este hecho representa una verdadera injusticia social y amerita la activa participación de la Comunidad Organizada en repararlo toda vez que los principales afectados son la población de menores recursos, incluyendo una gran cantidad de niños.
Para estos hogares, el consumo de garrafas y / o leña representan sus principales insumos, por lo que entendemos que cualquier acción tendiente a disminuir el costo en la cocción de alimentos es un factor directo de disminución de la pobreza.
Propongo entonces la difusión y el uso familiar de artefactos que, como los hornos de pared aislante, economizan energía.
Muchas respuestas están en nuestros orígenes
Lo sensato a la hora de adaptarnos a una nueva matriz energética no carburante es observar a quienes habitaron esta zona antes de la llegada de los españoles y su "progreso". Le dieron vida al lugar durante miles de años y dejaron una rica enseñanza.
En este sentido el aprovechamiento energético forma parte de muchas culturas indígenas, entre ellas la cultura Huarpe, que habitó la región de Cuyo.
Como habitantes de una zona desértica aprovechaban el escaso calor que producían con la poca leña que había en la zona cocinando adentro de pozos en la tierra y cubriendo sus cacharros y el fuego mismo con cueros y ramas para evitar la fuga del calor.
Varios siglos después, los científicos del Laboratorio de Desarrollo Humano y Vivienda del Cricyt desarrollaron modelos de hornos de pared aislante (HPA) que reproducen ese ancestral concepto con los materiales más efectivos y económicos de la actualidad.
Objetivos Realistas.
La humanidad se enfrenta a su primer crisis grave de energia. Si tomamos en cuenta que desde el dominio del fuego hasta nuestros días la disipacion de energia realizada por la especie humana ha crecido incesantemente. Hoy estamos frente a la necesidad de adaptarnos y re inventarnos en una nueva matriz energética.Y este paso no es responsabilidad de nadie en particular suno de todos en particular. Y la mejor accion es la capacitación, transferir el conocimiento necesario para disminuir el impacto social derivado de previsibles aumentos en el precio del gas envasad y de paso mejorar a través del ahorro energético la calidad nutricional de las familias argentinas.
Descripción de la Propuesta.
El Horno de Pared Aislante (HPA) o “Cocina Evita” es una caja de Telgopor con altísimo aislamiento térmico, de manera tal que mantiene durante un tiempo muy prolongado la temperatura inicial de una olla con alimentos previamente hervidos. Se introduce la cacerola aún en ebullición en la “Cocina Evita”, se tapa y la comida sigue cociéndose sin gastar energía. En el HPA(sin necesidad de una fuente externa de calor) se completa la cocción, demorando entre 15 y 50 minutos, según el tamaño y tipo de comida.
El taller dura 5 horas / cátedras dictadas en una sola jornada por 2 capacitadores para construir una Cocina Evita por cada participante. En cada taller pueden participar un máximo de 32 personas.
Módulo 1: Desarrollo de los fundamentos técnicos de la Cocina Evita y la forma de integrarla al uso cotidiano del hogar. También se inicia la preparación de alimentos con la Cocina Evita.
Break: Breve descanso, armado de grupos de trabajo y distribución de los materiales. Duración 15 minutos
Modulo 2: Construcción grupal de las cocinas y degustación del plato preparado durante el taller. Duración 120 minutos.
Modulo 3: Control de calidad de las cocinas. Conclusiones y entrega de la tabla de cocción de alimentos y certificados. Duración 30 minutos
El monitoreo de los resultados del Taller se realiza mediante la misma ficha de inscripción donde se establece el consumo inicial de gas, de manera tal de chequear posteriormente la reducción efectiva del consumo a partir de la utilización de la Cocina Evita
Ventajas Económicas y Sociales de la Capacitación

  • El HPA permite ahorrar un 70% en el consumo de gas cada vez que se emplea una cacerola y el beneficio es inmediato a partir de la finalización del taller.
  • El HPA ni se gasta ni se rompe por no tener piezas móviles y su mantenimiento es de muy bajo costo
  • Facilita la instalación en la Comunidad de conceptos vinculados al cuidado del medio ambiente, el ocaso de la matriz energética basada en hidrocarburos, al ahorro energético y la nutrición como herramienta para la salud.
  • El HPA conserva las propiedades nutritivas de los alimentos, ya que sostiene una temperatura moderada durante el proceso de cocción, por lo cual es un buen complemento para cualquier plan alimentario.
  • El uso de esta herramienta es de fácil transferencia y asimilación, ya que forma parte de la sabiduría popular, permitiendo su permanencia en el tiempo a través de actores locales.
  • El HPA es un complemento ideal para familias que producen alimentos para la venta


No hay comentarios.: